El maravilloso valle del río Alcantara

Turismo en la zona del río Alcantara

Los municipios que están dentro del parque del río Alcantara son todos muy interesantes para visitar, tanto por su impactante belleza arquitectónica, como es el caso de Taormina, como por innumerables los museos. A todo ello se suman los ricos restos arqueológicos que permiten saber más sobre la rica y enriquecedora historia de estos lugares.

Cerca de la desembocadura del río Alcantara, que creó hace milenios el valle de la Alcantara, podremos encontrar los centros turísticos internacionales de Taormina y Giardini Naxos. Ambos son populares destinos turísticos de verano. Y ello no sólo por sus hermosas playas, de obligada visita (Sicilia es un destino ideal para ello), sino también por su valioso patrimonio arquitectónico, cultural e histórico. Muchos secretos, muchas historias se esconden entre sus calles. En ambos lugares se pueden visitar museos arqueológicos que harán las delicias de los visitantes más exigentes por sus tesoros de un valor incalculable.

Continuando por la ruta del río Alcántara, el turista fácilmente se encuentra con el pueblo de Calatabiano. En este estupendo paraje podemos destacar el Castillo Medieval, así como también el Castillo de San Marcos. Gaggi y Graniti son otros dos interesantes rincones que culminan el ascenso por el valle de Alcantara, en esta ocasión de origen árabe.

Más allá en este inolvidable viaje, llegamos a Motta Camastra y aquí, a lo largo de la carretera, encontraremos la entrada a las bellas gargantas de Alcantara. Más adelante está la sede administrativa de la Ente Parco Fluviale dell’Alcantara, o Francavilla de Sicilia. Llegados a este punto, consideramos imprescindible y en todas las guías turísticas se recomienda la visita del museo arqueológico. Aquí el visitante podrá descubrir numerosos fragmentos de las excavaciones arqueológicas de asentamientos que se remontan a la época de los griegos.

Los viajeros pueden a continuación visitar el Convento de los Hermanos Capuchinos y el museo contiguo del testimonio franciscano. Cerca de Castiglione di Sicilia se puede visitar el Castillo de Lauria, la Iglesia Madre y la Iglesia de San Domingo, en particular, ya que representan raros ejemplos de edificio con cúpula bizantina.

Penetrando más y más hacia el interior, tardaremos muy poco en llegar a Mojo Alcantara. Este espectacular paraje se encuentra en una llanura de inundación a los pies del Monte Moio, uno de los cráteres más pequeños vinculados al Etna.

Seguiremos conduciendo hasta llegar a la ciudad de Malvern, en la que son especialmente dignos de mención el Convento de los Hermanos Menores y la iglesia bizantina. Los últimos pueblos de Alcantara River Park son Roccella Valdemone y Randazzo. En este lugar no deberíamos dejar de ver el centro de visitantes del Parque y el Museo Arqueológico.

Para llegar al valle de Alcantara, una opción es viajar por la autopista A18 Messina-Catania y salir en Giardini Naxos, y luego continuar por la carretera nacional 185 en la dirección de Francavilla di Sicilia.

Otra posibilidad a tener en cuenta es utilizar el transporte público. Para esto destaca la compañía Interbus, aunque sobre sus servicios y precios de billetes no podemos ofrecer mucha información. Bastará con comunicarse directamente con dicha empresa, ya sea a través de su número de teléfono, 0935565111, o bien por correo electrónico, escribiendo a: [email protected]

Cualquier consulta que deseen hacerme a mí personalmente, no tienen más que mandarme un email a mi dirección personal, anthonycornish934(at)gmail.com, y muy gustoso atenderé a cuantas cuestiones sea preciso. Pero por favor, tengan en cuenta que no hago uso de esta dirección para temas profesionales, ni para venta de paquetes organizados de visita a Sicilia ni similares. Lo hago como hobby, ya que en realidad soy actor (y famoso en un futuro no muy lejano, jaja).

rio alcantara detalle de la roca volcanica

El Valle Alcantara

Etimológicamente, el valle de Alcantara se refiere a un territorio que, en turismo o socialmente hablando, tiene límites mal definidos. Tomando literalmente la palabra, se tendría que tener en cuenta el sentido físico que indica el área geográfica precisa, la “zona de influencia” del río Alcántara. Es decir, la superficie de la Sicilia oriental, que recoge durante todo el año agua de lluvia (y nevadas en invierno) que ayudan a alimentar la corriente del río.

Los límites físicos de esta cuenca fluyen hacia el norte, en las crestas de la Peloritani, al oeste, la cordillera de los Nebrodi, al sur, en los suelos volcánicos del Etna y, al este, en la costa del mar Jónico. La extensión de su superficie es de alrededor de 570 kilómetros cuadrados. Lo suficientemente amplia como en el panorama de las cuencas hidrográficas de Sicilia. Su altitud máxima coincide con la cumbre del Etna, es decir 3.350 m. mientras que su altitud media es de unos 900 metros, Geográficamente, el valle de Alcantara cae en la Provincia de Messina (9 municipios) y Catania (3 municipios).

En relación con su Historia, las primeras evidencias de ocupación humana en el Valle Alcantara se remontan a finales de la Edad del Cobre y comienzos de la Edad de Bronce. La llegada de los griegos a Naxos tuvo lugar en el año 735 antes de Cristo.

Después del período romano, durante la cual la zona disfrutó de un floreciente crecimiento económico, los bizantinos ocuparon todo el valle de Alcantara, dejando entre otras evidencias numerosos restos arquitectónicos. Gaggi Graniti y fueron las primeras aldeas pobladas por los árabes, después de la conquista islámica. En el año 1060 los normandos comenzaron la liberación de Sicilia y en la víspera de Navidad de 1130 nació, de la mano del antipapa Anacleto II, el Reino de Sicilia.

El valle de Alcantara fue siempre tenido en alta estima por diversos pueblos, debido a su ubicación estratégica. La arteria principal que une interna Messina y Palermo, más tarde se convirtió en la Vía Regia. Su rica Historia continuó durante toda la Edad Media con varias ciudades autogestionados.

La crisis política de Sicilia en el siglo XVII tuvo como consecuencia un paulatino empobrecimiento de la economía local, también a causa de la proliferación de investiduras de nobles (2044 barones toda la Isla, sin tener en cuenta otros títulos). En el siglo XVIII todo cambió, ya que tras el terrible terremoto de 1693, la muerte y destrucción del este de Sicilia dio paso a la reconstrucción del tejido social y económico.

Ya en la era contemporánea, en 2001 la ley regional especial creó la figura jurídica del parque del río Alcantara. La sede del parque se encuentra en el Municipio de Francavilla di Sicilia.

Las gargantas de Alcantara

Las gargantas de Alcantara son una visita obligada para los amantes de la naturaleza y la naturaleza y el senderismo. Para ello habrá que visitar el Municipio de Motta Camastra, en el Valle de Alcántara, donde corre el río del mismo nombre.

El río Alcantara es famoso por sus formaciones de lava especiales, hoy visibles en varios tramos de su curso. Y precisamente por eso se ha convertido en un destino atractivo para los turistas, que observan con deleite las maravillosas gargantas rodeadas de morfología prismática.

Las gargantas de Alcantara son de hasta 25 metros de ancho y 2 metros en la parte más estrecha. El cañón natural, contrariamente a la creencia popular, no fue excavado durante miles de años por el agua. De hecho, su origen más probable se relaciona con eventos sísmicos formados por la filtración de magma de las grietas. Así, sería el Etna el causante de tanta belleza natural, y no el paso del agua. El río fluye a través de Alcantara con un lecho característico formado por roca de lava.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS